Viaje a la Luna

Viaje a la Luna

Una memoria a mis antepasados, a mis vivencias...unos versos de futuro.

QUIEN NO SE OCUPA DE NACER SE OCUPA DE MORIR

martes, 17 de octubre de 2017

(Catedra libre Ernesto Che Guevara. Clase abierta del 27 de septiembre de 2002)

EL CHE GUEVARA Y EL "HOMBRE NUEVO"

(Universidad Popular Madres de Plaza de Mayo)

Néstor Kohan:

El tema de hoy, que primero desarrollará Claudia y sobre el cual realizaremos luego el debate -como hacemos siempre-, continúa con lo que veníamos discutiendo según el proyecto de estudio inicial de la Cátedra. Habíamos dicho y hoy lo repetimos que no nos interesa hacer de esta Cátedra un "espectáculo". No nos interesa el marketing, aunque sea un marketing "de izquierda". Nos interesa emprender un estudio sistemático y prolongado sobre el pensamiento del Che.

Y entonces volvemos a discutir el tema del "hombre nuevo". Para darle otra vuelta de tuerca. Este es uno de los ejes principales del pensamiento del Che: la temática del humanismo, la temática de la construcción de una nueva subjetividad. Sin la construcción y la creación de una nueva subjetividad, toda revolución, a la larga, se detiene y muere. Esta idea central en el marxismo del Che no es tan conocida como debería serlo. Por eso queríamos profundizar en ella.

Claudia Korol:

Aunque de este tema ya hablamos en encuentros anteriores, nos parece interesante volver y tratar de conceptualizar algo que se repite cuando se habla del Che: el tema del hombre nuevo. Una de las cuestiones con las que se identifica la búsqueda del Che, tiene que ver con este concepto del hombre nuevo..

En el marxismo, así como en la vida del Che, hay dos temas especialmente relevantes: la relación teoría/práctica, (que también tiene que ver con esto del hombre nuevo), y el tema de la subjetividad en la lucha revolucionaria, el papel de los hombres y de las mujeres en la construcción de la historia.

Frente a las concepciones que enfatizaban la necesidad del desarrollo de las contradicciones objetivas como "factor" de motorización de la historia, el Che permanentemente acentuaba el papel de la subjetividad para que pueda haber efectivamente revolución, no sólo antes sino después del momento de conquista del poder por las fuerzas revolucionarias.

Por estas definiciones, fue sumamente criticado. Pero no solamente el Che, sino todas las corrientes revolucionarias de la década del sesenta, del setenta. La crítica provenía de las corrientes reformistas de entonces, que profesaban un determinismo marxista. Esta crítica fue retomada en los ochenta y noventa, por aquellas corrientes, e incluso por sectores que cansados o desencantados de la lucha revolucionaria, y como impacto de la derrota, renegaron de todos los aspectos del pensamiento guevarianos que promovían e incentivaban la acción, el papel de la voluntad, la intervención histórica.

A estas corrientes se las tildó de "voluntaristas", concepto que desdeñaba, precisamente el papel de la conciencia, de la organización de la rebeldía, de la subjetividad, del rol de los hombres y mujeres en la historia..

Nosotros leímos ya el texto del Che "El socialismo y el hombre el Cuba". Es un texto al que recomiendo volver una y otra vez, porque contiene muchos aportes creativos del pensamiento del Che.

Los escritos del Che no son textos acabados. Son escritos al calor de la historia revolucionaria –fundamentalmente en la etapa cubana-, tratando de interpretar la experiencia que va realizando. Él está haciendo teoría a partir de las prácticas colectivas que van realizando, y a partir de ahí analizando las teorías existentes sobre los temas –fundamentalmente de la transición al socialismo-, discutiendo con estas teorías. Analiza la experiencia de la Revolución cubana, trata de teorizar a partir de ella, polemiza con las miradas que sobre el socialismo había hasta ese momento y vuelve a discutirlas desde esa relación teoría/práctica con una actitud permanente de autocrítica.

Los escritos del Che, así como sus intervenciones públicas, son sumamente autocríticos. Yo los releía estos días y pensaba ¡qué interesante! No esperaron veinte años para descubrir los posibles errores. No. A los dos años, a los tres, a los cinco, estaban hablando públicamente de ellos. Decían en el 64, a cinco años de la revolución: "cometimos el pecado de la burocratización", y lo decían como manera de comenzar a corregirlos. Ponía los errores que creían que había cometido en el debate público, como elemento de educación y de formación, no de un grupo sino de todos los que estaban siendo parte de ese proceso, porque creía –precisamente- en el rol de esos hombres y esas mujeres en la construcción de esa sociedad. La discusión tan descarnada de los errores tiene que ver con la idea de ir aprendiendo a cada paso. De la concepción y la convicción que tenían que no podían encarar las tareas creadoras del socialismo, pretendiendo aprender las fórmulas de un manual que contuviera todas las recetas y las respuestas para los desafíos planteados. 

El Che, al mismo tiempo, criticó las tendencias al practicismo, que subestimaban la necesidad de estudio, de formación, de conocimiento de la teoría. Por ejemplo decía que: "Hay una cuestión que tenemos que entender, nosotros no podemos ser hijos de la práctica absoluta, hay una teoría; que nosotros tengamos algunas fallas, algunos motivos de discusión de algunos aspectos de la teoría, bueno, pues perfecto. Para poder hacer eso, hay que conocer, aunque sea un poquito de teoría".

En "El socialismo y el hombre en Cuba" el Che se refiere en varios párrafos al concepto de hombre nuevo. Allí sostiene que: "Para construir el comunismo, simultáneamente con la base material hay que hacer el hombre nuevo." Y subrayo: "para construir el comunismo". No dice "para construir el socialismo". El Che consideraba que la revolución cubana estaba construyeron la transición al socialismo, pero que desde el primer día debían luchar por el comunismo, para que se termine con la explotación, y también para que se termine con toda forma de alienación.

"Cumplimos apenas cinco años de revolución. No hemos cumplido todavía tres años de haber declarado su carácter socialista. Estamos en pleno período de transición, etapa previa de construcción para pasar al socialismo, y de ahí a la construcción del comunismo. Pero nosotros ya nos planteamos como objetivo la sociedad comunista." (discurso en la CTC, en la entrega de certificados de trabajo comunista, el 11 de enero de 1964).

Dijo también: "El socialismo económico, sin la moral comunista no me interesa. Luchamos contra la miseria, pero al mismo tiempo luchamos contra la alineación. (...) Si el comunismo descuida los hechos de conciencia puede ser un método de repartición, pero deja de ser una moral revolucionaria." (Entrevista con Jean Daniel. 25-7-1963)

Creo que esta cuestión del hombre nuevo es una búsqueda personal del Che, que atraviesa toda su existencia. Andando por el mundo, antes de ser el Che, él fue buscando la idea de cómo acercarse a los sectores más humildes. Primero decide ser médico, después decide ser médico revolucionario, después dice "para ser médico revolucionario hay que tener revolución, hay que entrar en revolución". Después, cuando es dirigente de la revolución cubana, trata de sistematizar esta experiencia y dice, hablando con médicos: "Entonces me di cuenta de una cosa fundamental: para ser médico revolucionario, o para ser revolucionario, lo primero que hay que tener es revolución. De nada sirve el esfuerzo aislado, el esfuerzo individual, la pureza de ideales, el afán de sacrificar toda una vida al más noble de los ideales si ese esfuerzo se hace solo, solitario, en algún rincón de América, luchando contra los gobiernos adversos y las condiciones sociales que no permiten avanzar. Para hacer revolución se necesita esto que hay en Cuba: que todo un pueblo se movilice y aprenda, con el uso de las armas y la unidad combatiente, lo que vale un arma y lo que vale la unidad del pueblo...". (19 de agosto de 1960. El médico revolucionario).

"La revolución no es, como pretenden algunos, estandarizadora de la voluntad colectiva, de la iniciativa colectiva, sino todo lo contrario es una liberadora de la capacidad individual del hombre".

Así dice el Che, y desde su propia experiencia vital reflexiona sobre la relación hombre- masa en el proceso revolucionario. Él analiza, a partir de su búsqueda, que no basta con ser un hombre solo, un individuo buscando solo resolver los problemas. Hay que estar en relación con un cambio social general. Pero ese cambio social, la revolución, no tiene que pretender estandarizar al hombre, sino liberar su capacidad individual. Y ahí vuelve al tema del hombre nuevo porque cuando habla de los trabajadores voluntarios, cuando habla de los jóvenes, cuando habla de los trabajadores de vanguardia, vuelve a insistir en lo que los sin tierra llaman "la pedagogía del ejemplo". El Che está investigando: ¿cómo se hace para que todo un pueblo, o una parte importante de ese pueblo, genere esos hombres y mujeres nuevos y nuevas? Ya deja de ser su búsqueda personal. Para que haya una conciencia nueva tiene que haber una multiplicación de miles de millares de hombres nuevos y de mujeres nuevas. ¿Y cómo se construye eso? ¿Alcanza con cambiar los planes de estudio? ¿Alcanza con que sepan tirar tiros? Incluso, ¿alcanza con que estén dispuestos a defender la Revolución?

Él reflexiona los distintos momentos de la revolución cubana, y analiza que cuando fue la invasión de Girón, a la par de la defensa heroica, creció muchísimo la producción. Pero dice él, ¿qué sucede cuando pasa ese momento? Él busca convertir esa actitud consciente en algo cotidiano. ¿Cómo hacer para que esto sea todos los días? ¿Cómo se multiplica, en una sociedad que está tratando de construir el socialismo, esa actitud individual, como parte de una actitud colectiva? Que no sea por coerción, ni porque va a tener mayor resarcimiento económico; sino simplemente por la alegría de ser parte de la construcción de una nueva sociedad. ¿Qué mecanismos de educación hay? ¿Es el Estado y la escuela?
En definitiva, empieza a poner eso en manos de los propios compañeros; y dice: es necesario obrar a partir del ejemplo de los que estén o estemos convencidos. Por eso él sale al trabajo voluntario, e impulsa para que salgan otros compañeros. No creo que lo hiciera pensando que con eso salvaba la producción de Cuba.

La pedagogía del ejemplo es lo que motiva también otras de sus acciones, como por ejemplo, cuando sale para Bolivia. Él analiza que los dos principales países que se consideran socialistas, la Unión Soviética y China, se están peleando, y con ello debilitan la lucha revolucionaria, lo que particularmente es grave para la lucha del pueblo vietnamita. ¿Qué hace falta? Hace falta dar el ejemplo y salir a la lucha. Hay que entrar en revolución. 

Por eso él parte a Bolivia a abrir un nuevo frente de combate. Otra vez, pone el cuerpo, y el ejemplo. Y su gesto se multiplica en muchos hombres y mujeres que a partir de allí dan un nuevo impulso a la lucha revolucionaria.

El Che intentó también, como dirigente de la Revolución Cubana, dar formas concretas a la batalla contra toda forma de alienación. En esa dirección promovió activamente, involucrándose como siempre personalmente en ese esfuerzo, el trabajo voluntario, al que concebía como la posibilidad de crear una nueva calidad de trabajo, un trabajo no enajenado, donde el hombre se reconozca en su creación, y no esté vendiendo su fuerza de trabajo como mercancía.

El Che explica en diferentes oportunidades que él no apela al trabajo voluntario solamente como un mecanismo para que se desarrolle más rápidamente la producción. No, dice, no es ése el objetivo principal, sino que queremos hacer una nueva experiencia donde hombres y mujeres trabajen por la conciencia de que están creando una nueva sociedad, sin esperar retribución de esto.

El Che dice: "Para que se desarrolle la primera (la conciencia), el trabajo debe adquirir una condición nueva; la mercancía hombre cesa de existir y se instala un sistema que otorga una cuota por el cumplimiento del deber social. Los medios de producción pertenecen a la sociedad y la máquina es sólo la trinchera donde se cumple el deber. El hombre comienza a liberar su pensamiento del hecho enojoso que suponía la necesidad de satisfacer sus necesidades animales mediante el trabajo, empieza a verse retratado en su obra y a comprender su magnitud humana a través del objeto creado, del trabajo realizado".

Creo que esta idea está presente en toda esa búsqueda que él hace en la construcción del socialismo, cómo encontrar una manera donde el hombre se reencuentre consigo mismo y donde el trabajo esté en función de ese reencuentro con su propia identidad y su propia creación.

Dice también en "El socialismo y el hombre en Cuba": "En este período de construcción del socialismo podemos ver el hombre nuevo que va naciendo". Y agrega: "Su imagen no está todavía acabada; no podría estarlo nunca ya que el proceso marcha paralelo a formas económicas nuevas, descontando a aquellos cuya falta de educación los hace tender al camino solitario, a la autosatisfacción de sus ambiciones; los hay que aún dentro de este panorama de marcha conjunta tienen tendencia a caminar aislados de la masa que acompañan; lo importante es que los hombres van adquiriendo cada día más conciencia de la necesidad de su incorporación a la sociedad y al mismo tiempo su importancia como motores de la misma." ... : "Ya no marchan completamente solos, por veredas extraviadas hacia lejanos anhelos, siguen a su vanguardia, constituida por el Partido, por los obreros de avanzada, por los hombres de avanzada que caminan ligados a las masas y en estrecha comunión con ellas. El camino es largo y lleno de dificultades; a veces, por extraviar la ruta hay que retroceder, otras por demasiada prisa, nos separamos de las masas; en ocasiones por hacerlo lentamente sentimos el aliento cercano de los que nos pisan los talones. En nuestra ambición de revolucionarios tratamos de caminar tan aprisa como sea posible, abriendo caminos pero sabemos que tenemos que nutrirnos de la masa y que ésta sólo podrá avanzar más rápido si la alentamos con nuestro ejemplo".

Acá quería reflexionar sobre este tema, por el que el Che fue tan criticado, por enfoques que planteaban que el Che no consideraba al movimiento de masas, sino que se basaba en sus estrategias en la acción voluntarista de pequeños grupos. En este texto se plantea con claridad el concepto de que existe un grupo de vanguardia, que está abriendo caminos, y tiene que estar constantemente en relación con el pueblo. Tanto la construcción del socialismo como la lucha por la creación y conquista de un nuevo poder, es una ida y vuelta permanente, entre vanguardia y pueblo. No está hablando de un grupo, de una patrulla perdida, ya sea en la selva, ya sea en la sociedad, que quiere construir el socialismo, porque remarca que en el momento en que la vanguardia se aleja del pueblo, pierde la posibilidad de avanzar en esta construcción. Pero al mismo tiempo, plantea la posibilidad de abrir caminos.

A partir de la derrota de las experiencias revolucionarias de los 70, muchos sectores renunciaron a esta posibilidad, o teorizaron en contra de las concepciones de vanguardia, identificándolas con vanguardismo. La necesidad de modificar los enfoques equivocados que pudieron practicarse en determinadas experiencias, no niegan la posibilidad y la realidad, de que sectores determinados de la sociedad van abriendo con sus prácticas y con las teorías que nacen de las mismas, nuevos caminos.

Esta es la experiencia histórica. Cuando los revolucionarios cubanos llegaron con el Granma a Cuba, estaban abriendo nuevos caminos y esto no significaba que tenían toda la claridad sobre cómo iban a hacerlo, incluso tenían ideas erróneas sobre lo que iba a suceder. Este es un tema para poner en discusión: la posibilidad y la pertinencia de que lo que el Che llama "hombres de vanguardia", nosotros podríamos tal vez llamar "hombres y mujeres que intentamos ser revolucionarios y revolucionarias", podamos pensar e intentar caminos que acorten la lucha del pueblo. No una cuestión de que queremos ir rápido porque somos acelerados, sino por ahorrar dolores de los sectores populares. Porque cada día que acá pasa sin respuestas, mueren más pibes de hambre, de enfermedades; hay más dolor, más miseria, más explotación, más alienación, más gente que queda sin trabajo. Entonces, acortar caminos no es una cuestión de locura, es una cuestión de necesidad. El que sufre y siente la necesidad, pone todo lo que tiene, sus ideas, sus acciones, para tratar de achicar esta distancia.

Esto también tiene que ver con otro elemento que el Che sistemáticamente plantea, por ejemplo, en las cartas de despedida a sus hijos, o cuando se dirige a los jóvenes comunistas en Cuba: el tema de la sensibilidad. Él dice: "sean siempre capaces de sentir en lo más hondo, cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del mundo". Y en "El socialismo y el hombre en Cuba" afirma: "Déjeme decirlo, a riesgo de parecer ridículo que el revolucionario está guiado por grandes sentimientos de amor".

Si nosotros tenemos decisión de cambiar el mundo porque sentimos que es una necesidad y estamos permanentemente abiertos, como decía el Che, a sentir cualquier dolor en cualquier parte del mundo, no es cuestión de sentirlo y ponernos a llorar, es cuestión de sentirlo y ver cómo se ayuda en su transformación.

Un tema más que me interesaba plantear es la idea de integralidad de la formación del hombre nuevo. En un momento a él lo nombran Doctor Honoris causa en Pedagogía en la Universidad de la Habana. Cuando lo invitan a recibir ese título, él lo recibe bajo protesta porque dice "no podría aceptarlo a título individual, por la sencilla razón de que todo lo que no tenga un contenido que se adapte solamente a lo que quiere decir, no tiene valor en la Cuba nueva". Después agrega: "Hoy estamos trabajando con todo el esfuerzo por hacer de Cuba una Cuba distinta pero este profesor de pedagogía que está aquí no se engaña, sabe que de profesor de pedagogía tiene tanto como de Presidente del Banco Central y que si tiene que realizar una u otra tarea es porque las necesidades del pueblo se las demandan y eso no se hace sin sufrimiento, mismo para el pueblo, porque hay que aprender en cada caso, hay que trabajar aprendiendo, hay que hacer borrar al pueblo el error, porque uno está en un puesto nuevo y no es infalible y no nació sabiendo y como este profesor que está aquí fue un día médico y por imperio de las circunstancias tuvo que tomar el fusil y se graduó después de dos años como comandante guerrillero y se tendrá luego que graduar de presidente de banco o director de la industrialización del país o aun, quizás, de profesor de pedagogía, quiere este médico, comandante, presidente y profesor de pedagogía que se prepare la juventud estudiosa del país, para que cada uno en el futuro inmediato tome el puesto que le sea asignado y lo tome sin vacilaciones, sin necesidad de aprender por el camino. Pero también quiere este profesor que está aquí, hijo del pueblo, creado por el pueblo, que sea este mismo pueblo quien tenga derecho también a los beneficios de la enseñanza, que se rompan los muros de la enseñanza, que no sea la enseñanza simplemente el privilegio de los que tienen algún dinero para poder hacer que sus hijos estudien, que la enseñanza sea el pan de todos los días para el pueblo de Cuba."

Me parece que es interesante por esto: en la lucha revolucionaria, nos puede tocar hacer cualquier cosa. Y él lo hizo, mostró ejemplo; un tipo que se formó para una cosa y pudo hacer otra, no porque la sabía, y no trataba de engañar diciendo yo la sé, decía no, no sé, pero vamos a tratar de hacerlo lo mejor posible y vamos a tratar de ver juntos los errores para que puedan ser, en todo caso, discutidos y modificados. Además pone en discusión el tema, del saber, el tema de la formación y él que viene de la práctica, pide que el saber sea puesto en las manos de todo el pueblo. Eso lo hace en dos, tres, cuatro, cinco discursos seguidos en la universidad, donde discute con los universitarios este tema sistemáticamente. Cuando habla de la Reforma universitaria, cuando habla de las posibilidades de que la universidad se pinte de negro, de mulato, que se abran las puertas de la universidad; no solamente por el derecho de cualquier persona, que sería legítimo, al saber, sino por la necesidad de que para transformar la sociedad, para construir ese hombre nuevo hace falta que sea un hombre formado. Entonces, que la educación se pueda multiplicar como herramienta de liberación.

Así como decíamos que al trabajo hay que liberarlo, también hay que liberar a la educación para que a su vez pueda ser una herramienta de liberación. Para esto, es necesario modificar absolutamente la forma cómo venía siendo planteada en los marcos del capitalismo, como elemento de poder de un grupo sobre otro.

La búsqueda de la construcción de este hombre nuevo como motor de esa sociedad socialista y comunista a construir, requieren, entonces, de la vanguardia, del Partido, de la masa. Pero nunca se olvida, que esa masa, ese partido, esa vanguardia, se hace de hombres y mujeres concretos. Y a ellos les habla cuando les plantea las tareas revolucionarias y los desafíos: la pedagogía del ejemplo, la crítica y la autocrítica, la relación permanente teoría/práctica, y una actitud de sensibilidad, que no es sólo sufrir, sino transformar la realidad y no sólo ser sensible frente a lo inmediato sino a lo que le pueda pasar a cualquiera en cualquier parte del mundo.

En esta búsqueda, el Che se dirige en varias oportunidades, especialmente a la juventud. En El socialismo y el hombre en Cuba afirma: "La arcilla fundamental de nuestra obra es la juventud; en ella depositamos nuestra esperanza y la preparamos para tomar de nuestras manos la bandera"

Pero para ello, le demanda capacidad creativa, y rebeldía. Dice así: "A la Unión de Jóvenes Comunistas le ha faltado espíritu creador, Ha sido a través de su dirigencia demasiado dócil, demasiado respetuosa y poco decidida a plantearse problemas propios." Les está diciendo a los muchachos que no sean dóciles con ellos, que eran la dirección de la revolución, que tan disciplinados no ayuda, que tienen que ser más creadores, menos dóciles. Después dice: "Estamos convalecientes de este mal llamado sectarismo. ¿A qué condujo el sectarismo?. Condujo a la copia mecánica, a los análisis formales, a la separación entre la dirigencia y las masas, incluso en nuestra dirección nacional. El reflejo directo se produjo aquí, en la Unión de Jóvenes comunistas. Si nosotros no alcanzábamos a recibir la voz del pueblo, que es la voz más hábil y más orientadora, si no alcanzábamos a recibir las palpitaciones del pueblo para poder transformarlas en ideas concretas, en directivas precisas, mal podíamos dar esas directivas a la Unión de Jóvenes Comunistas.... Y como la dependencia era absoluta, como la docilidad era muy grande, la Unión de Jóvenes Comunistas andaba como un pequeño barquito al garete, dependiendo del gran barco de las ORI (organizaciones revolucionarias integradas) que también marchaba al garete."

Está cuestionando, en este caso en una organización, por un lado el sectarismo, y por otro, la docilidad que no ayudaba a que avance el proceso revolucionario.
En otro momento, en "El socialismo y el hombre el Cuba", me parece interesante, está hablando de la relación con el arte y está también en el tema de la búsqueda del tema del hombre nuevo, y dice:

"El socialismo es joven y tiene errores, los revolucionarios carecemos muchas veces de los conocimientos y de la audacia intelectual necesaria para encarar la tarea de un hombre nuevo por métodos distintos a los convencionales y los métodos convencionales sufren de la influencia de la sociedad que los creó. La desorientación es grande y los problemas de la construcción material nos absorben. No hay artistas de gran autoridad que a su vez tengan gran autoridad revolucionaria".

¿Por qué habla de los artistas acá? ¡Está buscando el tema de la creación!

En cualquier sociedad en transición aparecen estos debates: qué es una cultura revolucionaria, qué entendemos por contrahegemonía, y que tiene que ver eso con el arte. ¿Qué necesitamos formar?

¿Hombres disciplinados? ¿Esa es, por ejemplo, la mejor cualidad de un joven? ¿Ser disciplinado y cumplir las órdenes de una dirección que supuestamente sabe todo y le dice lo que tiene que hacer? ¿O tenemos que insistir desde todos los lugares en la necesidad de la creatividad y de la rebeldía como elementos en la constitución de esos hombres y esas mujeres nuevos y nuevas? Son temas que no están saldados. Que quedan planteados como desafíos para los procesos socialistas, pero también para nuestra acción actual, en las organizaciones revolucionarias, en la propia Universidad Popular de las Madres ¿Qué queremos formar? Son temas que hacen también a nuestras búsquedas actuales. ¿Qué significaría hoy pensar en hombres nuevos?

Otro aspecto no tan conocido de la experiencia revolucionaria cubana, que es muy interesante, es que cuando todavía el Ejército Rebelde está luchando en la Sierra Maestra, y empieza a instalarse, pasa la etapa más nómade, empieza a hacer pequeñas industrias, pequeñas fábricas, después ponen escuelas en esos territorios liberados. Entonces el Che dice: "Inmediatamente se iniciaron las obras de las pequeñas industrias en la Sierra Maestra, sucedió un cambio que nuestros antepasados habían visto hace muchos años: pasamos de la vida nómade a la vida sedentaria. Creamos centros de producción de acuerdo con nuestras necesidades más perentorias, así fundamos nuestra fábrica de zapatos, nuestra fábrica de armas, nuestro taller en que reconstruíamos las bombas que la tiranía nos arrojaba para devolvérselas a los propios soldados de Batista en forma de minas terrestres; los hombres y las mujeres del Ejército Rebelde no olvidaron nunca su misión fundamental en la Sierra Maestra ni en otros lugares que era la del mejoramiento del campesino, su incorporación a la lucha por la tierra y su contribución llevada a cabo por medio de escuelas, que los maestros improvisados tenían en los lugares más inasequibles de esa región de Oriente.".

Cuando releía esto, pensaba en la experiencia de los piqueteros, de los obreros que ocupan y hacen producir sus propias fábricas, y empiezan a ensayar elementos de una vida nueva donde no olvidan que su misión fundamental es el mejoramiento de la situación de sus compañeros, y para ello se plantean la incorporación a la lucha. Porque no se trata de resolverles las cosas, sino de buscar los caminos de incorporación de esos sectores a la lucha, como base para una lucha futura más definida. Estas experiencias recuerdan la marcha y la relación del Ejército Rebelde con su gente. Creo que las búsquedas que los compañeros están haciendo hoy, recuperando tierras, recuperando fábricas, construyendo proyectos, apuntan a la construcción de un sujeto que tiene que ser colectivo. Lo que no tenemos que confundir es esto con socialismo, y pensar que ahí ya está resuelto el tema del cambio social, y que entonces no hay que tomar el poder.

Esos espacios de creación de una nueva conciencia y de una nueva organización, permiten crear poder, acumular experiencias, y en algún momento tener las fuerzas para terminar con el poder opresor. En estas prácticas, hay semillas de construcción de una nueva subjetividad, de esa fuerza subjetiva necesaria para los cambios.

En esta perspectiva, la lucha contra el individualismo y la lucha por otro tipo de ser humano es una lucha de carácter internacional. Eso es lo que desarrolla en el "Mensaje a los Pueblos del mundo a través de la Tricontinental", y es lo que hace con su vida cuando se va a luchar en otros lugares, ya sea en el África, ya sea en Bolivia. Es decir, la posibilidad de entregar la vida en cualquier lugar del mundo, si fuera necesario, donde se esté luchando, donde se esté peleando contra las injusticias.

El Che sostuvo, con mucha energía, como un debate al interior de la revolución cubana y también en el debate sobre el socialismo, que la revolución se puede trabar si prevalece el sentimiento nacional por sobre las tareas internacionalistas. El dice que la revolución se puede burocratizar, puede perder energía, si pierde su carácter internacionalista.

A veces se discutió sobre por qué Cuba sigue en pie como proyecto socialista, después del derrumbe de los países del Este. Yo creo que Cuba sigue, porque entre otras muchas cosas se encarnó en esta revolución el carácter internacionalista, en miles hombres y mujeres concretos, que fueron a Angola, fueron a combatir en América Latina, e hicieron una experiencia de construcción de sí mismos como revolucionarios y revolucionarias.

En ese camino multiplicaron ese ejemplo del Che. Y hoy nosotros podemos decir: el Che no fue el único. El Che abrió un camino, pero hubo muchos compañeros que en nuestro país, en otros países de América Latina, en África, Asia, Europa, Estados Unidos, entendieron que su tarea era entregarse por completo a la lucha revolucionaria, abrir caminos, dar ejemplo, iniciar formas lo más creativas posibles, y pusieron también sus vidas en eso.

Muchas gracias.


lunes, 16 de octubre de 2017

...Sean capaces de sentir en lo mas hondo, cualquier injusticia cometida contra cualquiera en cualquier parte del Mundo...
...La Revolución no es, como pretenden algunos, estandarizadora de la voluntad colectiva, de la iniciativa colectiva, sino todo lo contrario es una liberadora de la capacidad individual del hombre...
(EL CHE)




...los fines justifican el despojo
el vicio de los complices
el lucro de los ociosos.
("Fama Clama", SABOT)







viernes, 13 de octubre de 2017




SI, ES DIFÍCIL

Por estos días con los 50 años de que mataran al Che, muchas cosas se han dicho, lo importante es que su figura está ahí, no ha sido olvidada, y como he escrito en otras ocasiones, a nosotros, los que nunca nos hemos jugado la vida literalmente, solo podemos pretender, que nuestra hija y tal vez un nieto en alguna fiesta de fin de año, brinde por nosotros y de ahí al olvido en futuras generaciones. La cobardía, al final, nunca ha sido venerada por la humanidad, y es por ello, que unos cuantos, por no decir la mayoría,  que lo que más han hecho en la vida como "rebeldía", fue putear, a quien nos encerró con el auto último modelo y cristales polarizados en alguna esquina de Buenos Aires, con tremenda liviandad y perfume de "intelectuales" opinan del Che como "el fracaso de un sacrificio".

Si, es difícil cambiar las cosas y cambiarlas de verdad, y tal vez no sepamos ni cómo hacerlas, pero por lo menos tengamos la dignidad en nuestra vida mediocre, de respetar a los que con su cuerpo y su alma lo intentaron, al final, el Capitalismo haciéndonos preso de sus banalidades y convirtiéndonos en mercancía barata sigue ahí, hombres como el Che, imperfectos como nosotros mismo propusieron un camino. Vos, que con el periódico del Lunes, te consideras tan piola, ¿Que propones, que no sea seguir siendo esclavos del dinero? 





...Someone tried to tell me something
   Don't let the world bring you down?
   Nothing will do me in before I do myself
  So save it for your own and the ones you can help



jueves, 5 de octubre de 2017

(Por estos días estoy leyendo el Libro de Nestor Kohan "EN LA SELVA (Los Estudios desconocidos del Che Guevara. A propósito de sus Cuadernos de Lectura de Bolivia)", no lo he terminado y es muy pronto para sacar conclusiones (importantes para mi mas que nada), sin embargo me enfrento a un Che "desconocido" por mi, un tipo estudioso del marxismo, con una mirada critica, no aceptando per se a los padres fundadores, y extremadamente cuestionador de los Manuales Stalinistas que "supuestamente" divulgaban el DIAMAT verdadero. Me ha gustado la forma en que Kohan encara el libro, y es mas, bien podría ser una guía para aquellos que quieran releer el MARXISMO siguiendo la ruta de lectura del propio Che. Me pregunto (no se para que lo hago, pero es mas fuerte que yo) que distinto todo podría haber sido ( o no) si la enseñanza de tamaña teoría hubiera sido popularizada en Cuba desde la mirada del debate como el mismo Che Guevara encaro la propia, pero lo hecho hecho esta, y a quien interese todavía estos temas, nunca es tarde para una revisada. Leer este Libro es de alguna manera, mi modesto homenaje a los 50 años de la desaparición física de un gran hombre, con fuerza en los brazos como en la mente.


"RESISTENCIAS FRENTE A LA ´NUEVA´ BARBARIE": 
ENTREVISTA CON NESTOR KOHAN
(Publicado 17 de Febrero de 2017 en https://marxismocritico.com)



Marcela Paolucci: ¿Qué época vivimos?

Néstor Kohan: ¡Excelente pregunta! No podemos comprender nuestra pequeña cotidianeidad haciendo abstracción del mundo histórico global que habitamos. Vivimos una transición incierta del capitalismo imperialista, en crisis aguda, a una forma social aún más bestial, feroz, cruel y despiadada del mismo sistema mundial capitalista, en la cual se han fracturado las barreras sociales que encarrilaban e institucionalizaban los poderes destructores del capital. El muro grotesco y patético que pretende construir hoy Estados Unidos en la frontera con América Latina, para domesticar y encorsetar el flujo de fuerza de trabajo es, parafraseando a un viejo rebelde de Asia, un muro de papel.
El capitalismo genera caos y desintegra las sociedades para reordenarlas bajo su mando despótico. Destruye y construye al mismo tiempo. Separa vínculos comunitarios para volver a reunir, ahora bajo su dominación y control. Esto ya lo estudió Rosa Luxemburgo. La violencia genocida de la acumulación originaria del capital se reproduce y recicla periódicamente a escala ampliada. Hoy David Harvey lo retoma y actualiza.
El capitalismo no es sólo caos y desorden. También es orden. Un orden cada día más opresivo y totalitario. Nos encaminamos hacia la destrucción del planeta, de la especie humana, de los diversos ecosistemas y de la vida misma como tal. En esa transición estamos. Pero aun con su devastador y criminal poder destructivo, el capitalismo no se terminará por sí mismo, como se muere un anciano de “muerte natural” por el simple hecho de estar viejo. Solo las resistencias contra el capitalismo y las alternativas de nuevas revoluciones socialistas pueden cambiar el rumbo suicida de la humanidad e inaugurar una nueva época histórica, radicalmente diferente.

M.P.: ¿Qué hitos o fechas identificarías dentro de esa transición para poder periodizarla?

N.K.: Toda transición implica un proceso abierto. No empieza ni termina un día preciso. La transición del feudalismo al capitalismo en Europa occidental llevó siglos. Quienes la habitaron no sabían que estaban viviendo esa transición. Los tiempos se han acelerado a ritmo enloquecido.
El período que va desde septiembre de 1973, con el golpe neoliberal de Pinochet, inspirado en el monetarismo de Friedman (bastante anterior a Reagan y Thatcher), y el nacimiento de la contraofensiva norteamericana continental del Plan Cóndor hasta 1989-1991, con la implosión de la Unión Soviética y el triunfo del imperialismo capitalista en la tercera guerra mundial (eufemísticamente conocida como “guerra fría”), marcan el inicio de esa transición. La incorporación de China al sistema mundial capitalista se produce en ese contexto, no obstante la derrota de los yanquis en Vietnam (Asia) en 1975, junto a la de Sudáfrica frente a Angola y Cuba (en África) que termina en 1991.
En América latina, la derrota sandinista de 1990, la firma de la “paz” en 1992 en El Salvador y la de Guatemala en 1996, se inscriben en ese horizonte, que el suprimido Departamento América del comité central del PC cubano interpretó como “el fin de la era de las insurgencias”. Sin embargo, la irrupción inesperada del bolivariano Hugo Chávez en Venezuela y de los zapatistas en México, junto con la persistencia de la insurgencia colombiana durante aquellos años, trataron de modificar dicho rumbo, poniendo en entredicho aquel vaticinio un tanto apresurado. Dichas resistencias e insurgencias buscaban torcer la tendencia general hacia una profundización de la dependencia. Aunque esos procesos continúan resistiendo y no fueron completamente derrotados ni cancelados, lamentablemente no han podido (hasta ahora) modificar sustancialmente el carácter de esta transición.

M.P.: ¿Y Argentina?

N.K.: La rebelión popular de diciembre del año 2001, que golpeó duramente al neoliberalismo (aunque no al capitalismo, a pesar de la simpática consigna “que se vayan todos”) y los intentos ambivalentes, pero de intenciones progresistas, que le sucedieron en la siguiente década (donde convivieron de modo contradictorio desde realineamientos internacionales latinoamericanistas, la oposición al ALCA y políticas socialmente inclusivas con procesos regresivos de “revoluciones pasivas” marcados por el extractivismo minero-sojero y la extranjerización de la economía) tampoco lograron frenar ese tsunami contrarrevolucionario, que el imperialismo y las burguesías autóctonas fueron pacientemente desarrollando hasta llegar a la barbarie actual.
Creo que a partir del impulso bolivariano, encabezado a nivel continental por Hugo Chávez, se abrió la posibilidad real de torcer el rumbo global. Chávez, arrastraba a la región pregonando, a contramano de todas las modas, el socialismo (de forma ecléctica y difusa, es cierto, pero volviendo a poner el proyecto socialista en la agenda de los movimientos sociales cuando ya muchos lo daban por muerto y no se animaban ni a nombrarlo). Sin embargo, esa correlación de fuerzas se modificó sustancialmente a partir de la crisis capitalista global del 2008 y de la “sospechosa muerte” (¿asesinato?) del líder bolivariano, que motorizaba a toda la región desoyendo, incluso, ciertos consejos de “prudencia” diplomática que provenían de La Habana.
Muerto Chávez, se desinfla el impulso irreverente en la región (aunque no desaparezca del todo). Quizás unas de las principales debilidades del campo popular latinoamericano consista en depender exageradamente de los liderazgos carismáticos (el Che, Fidel, Santucho, Chávez, etc.). Mientras, el imperialismo capitalista ejerce una dominación burocrática, anónima e impersonal, donde el presidente de Estados Unidos puede ser un actor analfabeto o un energúmeno escapado de los Simpson, el de Italia un pornógrafo grotesco, el de Francia un personaje de cuarto orden, sin cultura, sin carisma, sin conocimientos elementales. Marionetas grises y anodinas que simplemente responden al capital. El actual empresario que gobierna la Argentina, Mauricio Macri, incapaz de articular cuatro oraciones coherentes, es una muestra elocuente de ello.

M.P.:  ¿Cómo repercute esa transición mundial en la vida cotidiana?

N.K.: Al ganar la tercera guerra mundial (conocida como “guerra fría”), la industria bélica norteamericana y su complejo militar industrial se permitieron trasladar su estructura tecnológica comunicacional, de origen militar, a los negocios del mercado y a la sociedad civil. Así, fuimos inundados con internet; los teléfonos celulares y las pantallas tomaron el control de nuestra atención y nuestros cerebros. La imagen se tragó al concepto y a la lectura. El presente efímero a la historia profunda. El fetiche tecnológico y la expansión mercantil ilimitada despersonalizaron todavía más las relaciones intersubjetivas. El “giro lingüístico” en la teoría social es hijo de esa victoria político-militar en la guerra fría. La aceleración de la rotación del capital (que Mandel estudió en El capitalismo tardío) y las derrotas del mundo laboral, precarizaron no sólo nuestros empleos, sino toda nuestra vida cotidiana, incluyendo desde las identidades políticas, comunitarias y nacionales hasta los nexos familiares, los lazos de amistad e incluso las relaciones amorosas. Las descripciones “líquidas” de Zygmunt Bauman no son ninguna exageración. Se abrió la puerta a ciertas libertades (como la posibilidad de no tener que convivir toda la vida de manera forzada con alguien a quien uno no ama, la eventualidad de elegir otras opciones sexuales diferentes a las tradicionales, la elección de no tener hijos que no son deseados ni productos del amor, etc., cuestionado de este modo antiquísimos roles patriarcales) pero a mi entender, en términos globales los cambios que trajo en la vida cotidiana el nuevo capitalismo no fueron positivos.
Incluso, se llegó al extremo de festejar, como si fuera una supuesta “emancipación”, la posibilidad de vender una persona homologándola y tratándola como un objeto mercantil, celebrando de modo acrítico la prostitución masiva y el reinado mugriento del dinero y el mercado. No es casual que siguiendo a Shakespeare, Marx definiera desde su juventud hasta su vejez al dinero como el máximo símbolo de la prostitución, en tanto núcleo central del mercado, al cancelar toda diferencia específica en las relaciones interpersonales, poniendo en primer lugar la cantidad por sobre la calidad, los objetos por sobre las personas. Aplaudir, festejar y celebrar, en nombre del progresismo, ese reinado del dinero-prostitución como sinónimo de “emancipación”, nos habla de una crisis ideológica de alto rango. El próximo paso de esta crisis civilizatoria, será alabar la esclavitud entendiéndola como sinónimo de “libertad” y la tortura como paradigma de los “derechos humanos”. El fetichismo todo lo invierte y el mundo queda patas arriba.

M.P.: Frente a tu diagnóstico pesimista, ¿no hay salida?

N.K.: ¡Por supuesto que hay salida: LAS RESISTENCIAS! Sólo la lucha nos hará libres. Quien no esté en disposición de jugarse la vida jamás podrá alcanzar la libertad, había escrito Hegel pensando en la revolución negra (social, nacional y anticolonial al mismo tiempo) de Haití.
El futuro no tiene la puerta cerrada y la historia no está predeterminada. Tenían razón Engels y Rosa Luxemburg: SOCIALISMO O BARBARIE. Lo único que podemos prever es…. la lucha, como nos enseñó Antonio Gramsci.

M.P.: ¿El acercamiento de Cuba y EEUU no inaugura una nueva época de paz como vaticinaba el Papa Francisco desde el Vaticano romano?

N.K.: Sospecho que no. No hay que confiar en el imperialismo “pero ni un tantito así….¡Nada!”. El pueblo cubano tiene derecho a decidir su futuro. Se lo ganó resistiendo más de medio siglo y de manera heroica a un gigante feroz, monroísta y prepotente, enviando además combatientes internacionalistas a todo el planeta, especialmente América Latina y África.
Pero si no se disuelve el Pentágono, la CIA, la Agencia Nacional de Seguridad, el FBI, Wall Street, el Banco Mundial, la Organización Mundial de Comercio, etc., dudo que pueda construirse una paz verdadera, sin sometimiento, dependencia ni dominación neocolonial. Sea con la sonrisa permanente de Obama, que vendía pasta dentífrica, sea con el peluquín ridículo y extravagante de Trump, Estados Unidos no abandonará su autopercepción de Policía Mundial y de “país elegido” por El Altísimo para regir los destinos del mundo, especialmente en su “patio trasero”, incluyendo a Puerto Rico y Cuba, las dos perlas del Caribe. El nuevo muro de Berlín, perdón, quise decir, de la frontera entre Gringolandia y México, es simplemente el símbolo de lo que nos espera de nuestros hermanitos del norte.

M.P.: ¿Los acuerdos de paz de las insurgencias colombianas y del pueblo vasco no agregan nada?

N.K.: Insisto: cada pueblo tiene derecho a elegir su destino y su autodeterminación, como recomendaba un muchacho llamado Lenin. El viejo profesor argentino Rodolfo Puiggrós, rector de la Universidad de Buenos Aires e historiador marxista, escribió alguna vez que como los argentinos no hemos podido tomar el poder y hacer nuestra revolución socialista, vamos por el mundo con el dedito acusador inspeccionando revoluciones ajenas. ¡Gran advertencia metodológica formulada con ironía argentina, pero que bien vale también para otros lugares! Nunca me canso de repetirla.
No obstante, sospecho que el imperialismo yanqui, su gendarme en Medio oriente (el estado de Israel, de fuerte presencia en la lucha contrainsurgente de otros países, como Colombia) y la propia clase dominante colombiana, no permitirán la paz, el pluralismo, ni que el pueblo recupere pacíficamente lo que lo que le arrebataron durante tantas décadas de violencia sistemática.
Ya hubo experiencias como El Salvador y Guatemala, donde el grueso de los violadores de derechos humanos y los militares genocidas gozan de impunidad. ¿Fueron a la cárcel los torturadores de la guardia civil que ejercieron sin piedad su sadismo contra la juventud vasca durante décadas? ¿Fueron castigados severamente los viejos represores del franquismo?
En fin, sea como sea, creo que sería un ERROR ESTRATÉGICO, dividir, fragmentar o dispersar lo poco que se había logrado aglutinar a nivel internacional en torno al movimiento continental bolivariano [MCB] (que incluía fuerzas europeas).
En ausencia de una coordinación internacional seria (pues las internacionales stalinistas o maoístas están disueltas y las trotskistas sólo tienen existencia nominal pero sin fuerza real), disolver o fragmentar el movimiento continental bolivariano —se comparta o no el fin de la lucha insurgente en Colombia— generaría un saldo negativo.
Hoy más que nunca necesitamos una coordinación internacional para hacer converger las rebeldías populares organizadas. Y eso implica, creo que ya quedó demostrado, no depender de ninguna organización particular, triunfe, empate o sea derrotada. Por eso hoy, se torna urgente e imprescindible recuperar el espíritu internacionalista de Lenin, tratando de articular todas las formas de lucha, sin renunciar a ninguna ni decretar apresuradamente su defunción.  Si el enemigo maneja todas las formas de lucha ¿por qué nuestro campo debería limitarse únicamente a la lucha institucional?

M.P.: Ya que mencionaste a Lenin, ¿cómo ves el marxismo a 150 años de «El Capital», a 100 años de la revolución bolchevique y a 50 años del asesinato del Che Guevara?

N.K.: Lo veo sencillamente más actual que nunca. La crisis del capitalismo no disminuye, se multiplica exponencialmente, amenazando con destruir ya no sólo a la clase trabajadora sino a todo el planeta, su cultura y su civilización. Los análisis de Marx (que abarcan no sólo la explotación económica y la extracción de plusvalor sino también las formas de la dominación política, la teoría del poder y las redes de sujeción de las subjetividades y la cultura), las perspectivas estratégicas de Lenin y el espíritu insurgente del Che Guevara se convierten en un faro cada día más potente. En medio del desánimo político, el desarme moral y la confusión ideológica generalizada, ellos nos marcan el camino. Sin nostalgias complacientes ni revivals anodinos. Ese horizonte revolucionario es el único que puede detener la marcha del capitalismo mundial hacia el suicidio de la especie. El tren perdió la brújula y marcha al precipicio, como nos alertó hace rato Walter Benjamin. Por eso, las nuevas rebeldías e insurgencias que seguramente nacerán (porque aquí no se acabó la historia como hace un cuarto de siglo quiso hacernos creer el mediocre funcionario Fukuyama, aprendiz frustrado de filósofo) deberán tomarse bien en serio los estudios críticos de El Capital de Marx, la perspectiva internacionalista y antimperialista radical de Lenin y sus entrañables bolcheviques y el llamado guevarista a la lucha insurgente mundial contra el capitalismo, su miseria, su explotación, sus alienaciones y todas sus formas de dominación.

martes, 3 de octubre de 2017


Somos básicamente escribas, que tomamos dictado de los labios del Rey...se acabo el cuarto poder.
(Periodista anónimo de "TIME-LIFE")




You turn your back, you're a broken man
You come around and just dying to shake your hand
I don't expect you to understand
Just keep telling yourself there's no shame...
("Hot Blood", Kaleo)



lunes, 2 de octubre de 2017

GRACIAS MI CEADEN QUERIDO


En este viaje mío a Cuba, además de ver a mi hija, como lo principal, siempre lo mas reconfortable para mi alma sigue siendo visitar a mis antiguos amigos y compañeros de trabajo,  he recibido siempre el caluroso abrazo y la sonrisa verdadera, el recuerdo de la lucha diaria que entre todos encaramos, no he perdido, gracias a ellos, mi sentido de pertenecía a esa institución que me formo como profesional y a la cual le entrego mi eterna gratitud. 





“Estados Unidos detecta armas extraterrestres utilizadas por el Gobierno Cubano”, un buen titulo para la era de la “estupiverdad”…y creo que estoy siendo generoso, los “muchachones” de la CIA tienen mucha más imaginación, la historia lo demuestra.

Para creer en “ataques a la salud” de norteamericanos en Cuba hay que negar la ciencia y la historia.
(Por Iroel Sánchez, publicado en "La Pupila Insomne")

El gobierno estadounidense ha anunciado la reducción hasta el “personal imprescindible” de su embajada en La Habana, acompañando esa decisión de la eliminación de visados a los cubanos y la recomendación a los ciudadanos norteamericanos de no viajar a Cuba.

La decisión de Washington ha llegado después de una saga de “filtraciones” en unos pocos medios de comunicación estadounidenses sobre daños a la salud de diplomáticos norteamericanos en Cuba, e “hipótesis” muy selectivas sobre su origen. Las víctimas han sido tan invisibles como las “armas sónicas” que se han buscado infructuosamente por autoridades cubanas y estadounidenses. El único testimonio de sus efectos ha sido ofrecido a nadie más que al mismo gobierno que comenzó acusando a Cuba y luego la exculpó para finalmente decir que “los investigadores no han podido determinar quién es responsable o qué está causando estos ataques”.

Una de las hipótesis inicialmente proclamadas hablaba de efectos indeseados de equipos de escucha que estaría utilizando el gobierno cubano o un tercer país. Rápidamente se supo lo obvio: los equipos de escucha no emiten ondas sino que las recepcionan, pero nadie dijo entonces que autoridades norteamericanas pudieran estar empleando equipos inhibidores de escucha entre su personal en Cuba que sí serían emisores de radiaciones. 

Por otra parte, los síntomas descritos por el State Department  -“dolores de oído, pérdida de audición, mareos, dolor de cabeza, fatiga, problemas cognitivos y dificultad para dormir”- , primero en dos personas y que ya se dice llegan a 21, son tan comunes en cualquier grupo humano numeroso – el de los diplomáticos norteamericanos y sus familiares en Cuba lo es- al que se le estimule a estar alerta y reportar cualquier supuesto daño que -como han dicho algunos científicos consultados por los medios de comunicación-  es difícil determinar dónde comienza  la sugestión y dónde la certeza. Lo cierto es que los especialistas se han negado a asociar algún dispositivo a los efectos descritos por el gobierno norteamericano y sus filtradores. Más interesante es que por el camino desapareció un “trastorno de la sangre” del que se habló inicialmente, ¿alguien se habrá percatado de que estaban apretando demasiado?

Pero dejemos por un momento la ciencia médica y su relación con la física, no es de esperar que un gobierno que niega la evidencia científica del cambio climático se guíe por ella en otros asuntos.

Hacer retroceder las relaciones diplomáticas con Cuba, es un propósito de la ultraderecha cubanoamericana asentada en el Sur de la Florida desde el mismo día en que se anunció su restablecimiento. Eliminar la emigración legal y estimular la ilegal para provocar una crisis migratoria que justifique declarar a Cuba como amenaza a la Seguridad Nacional de Estados Unidos y desatar un conflicto entre ambos países es una aspiración largamente acariciada por esos mismos sectores, como también lo es desalentar el creciente flujo de turistas hacia la Isla; ellos mismos desataron, en los años noventa del pasado siglo, hasta atentados con bomba en La Habana  y Varadero financiados desde Miami y New Jersey con ese objetivo. 

La llegada de Donald Trump a la Casa Blanca significó, para quienes desean retrotraer los cambios positivos en la relación entre los dos países, concretados durante la Administración de Barack Obama, una oportunidad que no se escondieron en proclamar, con el aplauso y el aliento del nuevo mandatario. Que esos deseos se vean complacidos por el gobierno de Estados Unidos con una sola decisión que es de triple acción contra Cuba (diplomática, migratoria y económica), como resultado de una extraña situación asociada a daños alegados pero no demostrados, y aparentemente por una causa que nada tendría que ver con aquellos, sino que son fruto de un misterioso y desconocido origen atribuido inicialmente al gobierno cubano o a un tercero, pudiera ser una casualidad pero es difícil de tragar, más cuando la historia recoge no pocos casos de planes de autoagresión fraguados por organismos de inteligencia estadounidenses para justificar sus acciones, en Cuba, pero también en muchas otras partes.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Por estos días el Dr. Andres Kreiner, jefe de nuestro proyecto tecnológico para el Desarrollo de un Acelerador con vista a utilizar la Terapia de cáncer por captura neutrónica en Boro (BNCT, por sus siglas en ingles) ha sido presionado por las autoridades de CNEA (Comisión Nacional de Energía Atómica) a que cese de hacer declaraciones públicas sobre la política de ciencia y técnica del actual gobierno de Macri.

A continuación dejo el reportaje que le hiciera días atrás el diario Pagina12, donde como ciudadano con derecho a opinar sobre política del país, deja su punto de vista sobre el proceder macrista en materia de Ciencia.

Esto me hizo recordar episodios "similares" en Cuba, que por obvias razones no tomaron nunca estado público, donde un grupo de jóvenes científicos con mucho menos experiencias que el Dr. Kreiner y haciendo uso de sus derechos a expresarse libremente dentro de las organizaciones políticas adecuadas, fueron condenados estúpidamente por el entonces  Presidente de la Secretaria Ejecutiva para Asuntos Nucleares (SEAN) el Dr. Díaz Balart, persona que dos años más tarde de haber efectuado su daño de marginación y condena política a los que allí participaron, utilizo dinero público del Gobierno Cubano para dar lujosa fiesta en sede cubana de la Agencia Internacional de Energía Atómica (IAEA) en Viena en pleno año 1992, donde Cuba comenzaba a transitar por su "periodo especial" con innumerables necesidades materiales. Por suerte la dirigencia del país (específicamente Raúl) fue el encargado de destituir a aquella persona, pero el daño estaba hecho. Hoy el "Doctor" (como le gusta que le digan), se pasea por los pasillos del Gobierno cubano recibiendo el genuflexo saludo de los que se han olvidado del daño realizado por este cubano, que posee un ego más grande que dos planetas Tierra juntos.

Uno hace catarsis a pesar de los 27 años transcurrido de aquel acontecimiento, pero bien vale para los que en cualquier parte del Mundo usan su influencia y su poder para acallar la libertad que tenemos de expresarnos aun cuando solo estamos hablando de una opinión mas, que puede ser también cuestionada.

UN BLEDO y no tanto

Te cagaste en mi
y en algunos que no se olvidan
haciéndote príncipe
de un Rey que se lo gano
a base de pellejo arriesgado
y plomo eludido

Ojala no te encuentre nunca
porque sabes a hiel
de sepia envejecida
te paseas por pasillos
recibiendo la nuca
de unos dóciles potrillos

Ándate,
te maldigo a ti
y aquella prosa nunca comprometida
que nunca sudaste
ni tomaste un ron
con un obrero en la esquina

Un bledo
un bledo a esta altura
y no tanto porque lo escribo
tu divina comedia
con ese ego
que huele a hoyo podrido

(Presiones a un destacado físico nuclear por una entrevista de PáginaI12)

PERSECUCIÓN POLÍTICA EN CNEA

Andrés Kreiner criticó la política de ciencia y técnica y los recortes a la actividad atómica. A raíz de sus declaraciones fue presionado por el Gobierno, lo que motivó la solidaridad de varias organizaciones del sector.

(Por Fernando Krakowiak, publicado en PAGINA12)



“Con miedo no se puede pensar”, dice el comunicado de ATE que denuncia presiones a Kreiner.

El prestigioso físico nuclear Andrés Kreiner le concedió una entrevista a PáginaI12, publicada el 18 de septiembre, en la que criticó la política de ciencia y técnica oficial y se mostró preocupado por los recortes en la Comisión Nacional de Energía Atómica (CNEA) y la falta de avances en la construcción de la cuarta y la quinta central. Esa misma semana una autoridad de la CNEA lo citó para manifestarle el malestar que habían generado en el gobierno sus afirmaciones. A raíz de la presión que recibió, la Asociación de Profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear emitió un comunicado solidarizándose con Kreiner. Además, ATE-CNEA, Delegados de ATE Bariloche, ATE Verde y Blanca, Masa Crítica, CNEA UyO y Científicos y Universitarios Autoconvocados, entre otras organizaciones, emitieron una declaración en la que denunciaron la presión que recibió Kreiner. “Repudiamos enfáticamente todo intento de impedir este debate y de acallar voces críticas”, aseguraron.

En la entrevista con PáginaI12, Kreiner cuestionó el corte en la incorporación de becarios doctorales y posdoctorales al Conicet. “Fue una decisión política que lamentablemente las autoridades que continuaron al frente del Ministerio de Ciencia avalaron y empezaron a justificar diciendo que el Conicet no podía continuar con ese ritmo de crecimiento, que era insostenible, lo que de ninguna manera es cierto”, aseguró. Para demostrarlo recordó que el número de investigadores por 1000 miembros de la Población Económicamente Activa en Argentina es de aproximadamente 3, la meta prevista en el plan Argentina Innovadora 2020 era de 4,7 y países como Canadá, Estados Unidos y Australia tienen entre 8 y 9.

Kreiner también denunció que a principios de año la CNEA había sufrido un fuerte recorte presupuestario en términos reales. “Exceptuando la construcción del RA-10 y el reactor Carem (primer reactor de baja potencia realizado íntegramente con tecnología nacional), el presupuesto de todos los demás proyectos se redujo a cero. En ese momento, se advirtió que no era posible llevarlos a cero porque había contratos firmados y órdenes de compra emitidas, las cuales hubieran desembocado en juicios. Con buen criterio, las autoridades de la CNEA restituyeron parte del presupuesto, retrayendo dinero de los otros grandes proyectos”, relató.

A su vez, se mostró disconforme con la manera en que el gobierno llevó adelante la negociación para tratar de instalar la quinta central nuclear en Río Negro, iniciativa que terminó siendo rechazada por el gobernador y el parlamento provincial. “Lo que hemos intercambiado con otros colegas de la CNEA es que evidentemente no hubo un manejo inteligente de la cuestión. Se puso como un hecho consumado que la quinta central se instalaría en la provincia sin haber hecho un trabajo previo de esclarecimiento, de debate público, como para disipar dudas genuinas, quizás impulsadas por desconocimiento”, remarcó. Por último, se refirió a la falta de avances en la construcción de Atucha III luego de casi dos años de gobierno. “El inicio de la cuarta central se demoró mucho. Se suponía que ya debería estar en marcha, pero no se ven avances concretos”, sostuvo.

Kreiner es una eminencia dentro del sector nuclear argentino con una amplia trayectoria local e internacional. Por lo tanto, sus palabras tuvieron un fuerte impacto en el sector y provocaron malestar en el gobierno, fundamentalmente en el subsecretario de Energía Nuclear, Julián Gadano, quien el día de la publicación de la entrevista se encontraba en Viena para participar en la 61° Conferencia General del Organismo Internacional de Energía Atómica.

La reacción oficial no se hizo esperar. Esa misma semana las autoridades de la CNEA lo citaron a un encuentro en el que le transmitieron que estaban en medio de una delicada negociación por el presupuesto y que sus declaraciones habían caído muy mal “arriba”. Le remarcaron que como funcionario no debería haber hecho afirmaciones sobre la institución y le recordaron que este año se había invertido mucho dinero en su proyecto. Kreiner respondió que como ciudadano tenía el derecho a expresarse libremente sobre los problemas del país y que no se dejaría censurar.

La Asociación de Profesionales de la Comisión Nacional de Energía Atómica y la Actividad Nuclear emitió ayer un comunicado en respaldo a Kreiner. “La Apcnean rechaza enfáticamente este tipo de presiones por inadmisibles ya que conculcan elementales derechos que hacen a pilares fundamentales de nuestra institucionalidad. Al mismo tiempo, hace llegar su solidaridad al Dr. Kreiner y requiere de las autoridades de la CNEA que se abstengan de reiterar posturas como la adoptada haciendo saber que las mismas no serán toleradas”, dice el texto.

ATE CNEA y otra serie de organizaciones del sector hicieron lo mismo en un comunicado titulado “Con miedo no se puede pensar: reflexiones sobre la libertad de expresión”. “Exigimos a las autoridades de la CNEA el cese inmediato de cualquier forma de censura y persecución, y las hacemos responsables ante cualquier eventual intento de sanción por motivos políticos”, concluye el texto.